Homilía CG03–07–2018 – P. Benoît Grière (Superior general de los padres de la Asunción) ES – FR

ES: El apóstol santo Tomás es llamado gemelo; lo podemos considerar nuestro hermano porque nos parecemos a él en muchos aspectos. Como nosotros es un discípulo que ha respondido a la llamada de Jesús, le ha acompañado por los caminos de Galilea, ha compartido el pan con Él, le ha escuchado predicar el Reino. Sin duda tenía confianza con él, pero los diferentes acontecimientos que fueron sucediendo en Jerusalén lo tumbaron, le fragilizaron, y empezó a dudar del Maestro. También nosotros nos podemos encontrar tambaleados en nuestras certezas, hemos entrado en la vida religiosa tras responder a la llamada de Jesús y trabajar en la construcción del Reino. Hemos sido felices al aventurarnos en el seguimiento de Jesús, pero la vida nos pone a prueba, nos desilusiona y la duda comienza a abrirse paso en nosotros; como Tomás comenzamos a hacernos escéptico, a dudar, y a esperar pruebas para creer. Pero algo se resiste en nosotros a la falta de fe, porque nuestro doble espiritual quiere creer a pesar de las dudas, de las desesperanzas… y sin luz, seguimos como Tomás avanzando en la oscuridad, y porque pertenecemos a la familia de Dios, nos encontramos en el camino con hermanas y hermanos que manifiestan su fe. Tomás tras 8 días encuentra a los discípulos en la casa. Nosotros vivimos en comunidad, vivimos en la familia de Dios a la que pertenecemos, la comunidad es el lugar privilegiado del encuentro con Dios. Sin la fe de hermanos y hermanas, nos exponemos a la falta de fe. La comunidad se construye sobre la Piedra Angular que es Cristo. La comunidad está llamada a volverse un templo santo, pertenecemos a esta construcción para formar parte de este templo santo. Aunque nos venga la duda, aunque la fe se tambalee, tengamos cuidado de mantenernos unidos a la comunidad. Algunas veces sentimos la tentación de huir de la comunidad, pero es ahí donde volveremos a encontrar la fe. Tomás volvió a la comunidad y por eso creyó, recuperó la fe. La comunidad es el templo de Dios ente los hombres, es ahí donde encontramos a Cristo, donde recuperaremos la fe.

En français :

2018-07-03T11:44:57+00:00juillet 3rd, 2018|Mots-clés : , |