Homilía CG04–07–2018 – P. Benoît Grière (Superior general de los padres de la Asunción)

ES – Arriesgarse en las fronteras es uno de los objetivos que os habéis dado para este capítulo. Responde a la llamada del papa Francisco de ir a las periferias existenciales de nuestro mundo para anunciar y ofrecer el amor. Durante estos días de capítulo habéis tratado de identificar las periferias donde el Espírito os llama. En estos días se seguirán perfilando estas periferias, e impulsadas por la fuerza de este mismo Espíritu exploraréis las fronteras.

Jesús no tiene miedo de ir más allá de las fronteras y de afrontar los límites legales de su tiempo. El Evangelio de hoy muestra cómo fue más allá de los límites de las fronteras de Israel y encontró a dos poseídos de espíritus inmundos; dos personas que habitaban entre las tumbas, desde cualquier punto de vista eran consideradas indebidas, a pesar de lo que pudiesen decir de él. Este testimonio de Jesús nos enseña a sus discípulos que tenemos que ir más allá de nuestros miedos. Miedo de perder la reputación por ir a los excluidos. Los endemoniados fueron obligados a dejar la ciudad de los vivos, para habitar la de los muertos, un cementerio. Fueron rechazados y obligados a habitar en los márgenes. ¿Cuántos hombres y mujeres son excluidos en nuestro mundo y sociedad? nuestro mundo genera exclusión, exclusión de educación, de desarrollo… pero Jesús nos insta a ir a su encuentro. Cuando expulsan los demonios que oprimen a estos dos hombres, Jesús les devuelve la relación, los regresa al mundo de los vivos. También nosotros estamos llamados a trabajar por la liberación y el desarrollo de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Esta es nuestra misión, la de los seguidores de Jesús.

El Evangelio de hoy complica la tarea de lo que vivimos en el capítulo. No hagamos como los habitantes de la región de los gerasenos que le pidieron irse de su territorio. Es necesario que Jesús quede en nuestro territorio, que puede simbolizar el espacio de nuestro corazón. Como Amos nos dice en la primera lectura, buscar el bien y no el mal. Solo lo podremos hacer si tenemos A Jesús con nosotros. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

L’homélie en français :

2018-07-04T10:34:22+00:00juillet 4th, 2018|Mots-clés : , |